Implante osteointegrado

Es un dispositivo electrónico de alta tecnología que ofrece a los/as pacientes una mejor audición a través de la conducción ósea directa.

Con el sistema osteointegrado no es necesario forzar el paso del sonido por el conducto auditivo, como suele ocurrir con los audífonos tradicionales. En lugar de ello utiliza la capacidad natural del hueso temporal, situado en el cráneo, para transmitir el sonido mediante la vibración ósea. El sonido se transmite directamente a ambas cócleas, llegando de forma clara, segura (no hay cirugía del órgano auditivo) y con total comodidad para el/la paciente, pues apenas se percibe que está llevando el dispositivo.

Sus principales ventajas son cuatro:

  • Facilitar la comprensión del habla.
  • Proporcionar calidad de sonido.
  • Tener un diseño discreto.
  • El/la futuro usuario/a puede probar el procesador antes de la cirugía.

Unas 2.600 personas en España son usuarias del implante osteointegrado. Esta técnica quirúrgica permite la mejora de la calidad auditiva de forma muy significativa en pacientes mayores de 5 años con pérdidas auditivas de distintos tipos (transmisivas o mixtas) y grados (moderadas o severas) cuando, a causa de patologías asociadas de oído externo y oído medio, la cirugía, las prótesis tradicionales u otros sistemas como las varillas auditivas óseas, no han solucionado el problema existente o no han proporcionado el rendimiento esperado.

Cuando existen problemas en el oído externo o medio que impiden que el sonido llegue al oído interno, los audífonos tradicionales deben utilizar tanta amplificación que el sonido se distorsiona. Con este procesador no es necesario forzar el paso del sonido por el conducto auditivo externo, ya que se utiliza la capacidad natural del cuerpo para transmitir el sonido mediante la vibración ósea. Así el sonido se transmite directamente al oído interno de forma que la señal llega de una manera clara, cómoda y sin interrupciones.

Además, en los casos de hipoacusia en un sólo oído, el procesador de sonido puede transmitir la señal sonora hasta el oído funcional, permitiendo de este modo una comunicación de calidad esté donde esté, mejorando la orientación, la estereofonía y la inteligibilidad.